martes, 10 de febrero de 2009

Isis

Desde que Cló llego a mi vida supe que necesitaba tener una hermanita, no queria que pensase que era como yo. Ella es una felina y debia conocer a alguien de su especie, asique, llame a mi hermana que estaba colaborando en una protectora de la mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, y le dije que queria una hermanita para mi Cló. Ella me pregunto que como queria que fuese y yo le dije que aquella que no fuera a ser adoptada nunca. Entonces me dijo que Isis, tenia una patita dañada y no podia apoyarla, se sostenia sobre tres patas y con toda probabilidad no tuviera salida. Le dije que era la que quería.

El 31 de Julio de aquel año Isis, de 2 añitos de edad, llego a mi casa metida en su transportin, del que no salio en 2 dias. Cuando mi hermana la dejo sobre el suelo ella se quedo dentro del transportin y muerta de miedo ni se movio. Clotilde no dejaba de olerla. Yo la deje estar, queria que fuera ella la que tomará la iniciativa. Pero ese día no salio y se paso toda la noche maullando, llamaba a su amigo Waldo, inseparable compañero en la protectora. Al día siguiente tuve que salir y la deje allí, con su comidita cerca, su arenita y su agua. Cuando regrese ví que habia salido a la arena y a comer, pero otra vez estaba en su transportin. Clotilde permanecia a su lado, dandole ánimos.

Entonces salió y se escondio detrás del mueble del salón, estaba siempre escondida, muerta de miedo. Yo la deje estar. Sin presiones.

Creo que Isis se adapto a mi hogar porque es una madraza y adopto a Cló. Mi peque cachorra no dejaba de jugar con ella, le hacia trastadas y le enseñaba la casa. Isis aprendio a vivir conmigo en la distancia, y yo me adapte a la situación. No podia tocarla, pero sabia que estaba tranquila y feliz porque comenzo a engordar a los pocos meses.

A día de hoy, Isis no deja que la coja, puedo tocarla un poco cuando nos despertamos por la mañana, pero nada más. Mantiene las distancias. Su pasado la ha marcado, aparecio en el motor de un coche con parte de su cuerpecito cachorro quemado y una pata dañada.

Como no puede asearse con normalidad en la parte de su patita dañada, el pelo se le queda hecho rastas, y es entonces cuando tengo una gata hippy en casa.

Eso sí, sabe subir, bajar, escalar, estirarse en el sofá y afilarse las uñas en cualquier sitio. Nada le impide hacer una vida normal, es corpulenta y muy lista. Y sobre todo, una madraza. Nos cuida a todos, yo siempre he creido que es mi ángel de la guarda.

5 comentarios:

LA TIGRITA dijo...

Azuquita, Isis dentro de todo su temor y recelo a ser mimada, ella te quiere, a ella va dedicada este poema:

Mi gata juega brincando
cuando brinca esta soñando
cuando sueña va jugando
y cuando juega esta a mi lado.
Mi gata
es mi amiga
y siempre esta conmigo
ella es cariñosa...
pero mas bien es hermosa.

Te dejo besitos atigrados!!!

Nelson Diaz dijo...

Saludos mi estimada amiga, admiro la dedicación que manifiestas en tu blog por los felinos amiga, muy lindo tu trabajo, desde Venezuela un cordial y cariños abrazo mi apreciada Azuquita

Azuquita dijo...

Tigrita, le he leido el poema a Isis y se ha quedado con los ojos entornados y muy agradecida, le ha encantado!!!! Te envia unos lametazos (siempre en la distancia, ya sabes que es temerosa... pero hermosa) muy cariñosos.
Que bonito detalle!!!
Besos felinos.

Azuquita dijo...

Nelson, también te hago llegar un abrazo felino allá a Venezuela.
Dedicación es poco, pero me encanta hacerlo.
Hasta pronto, me paso por tu blog.

alma máter dijo...

Venía a gradecerte tu enlace, y me encuentro con un blog llenittooooo de felinossssss.... ¡veo que los adoras!!!!
Yo soy más de perros, pero reconozco que los gatos son especiales.

Un beso.